Antoni Gaudí i Cornet (1852 – 1926)


Hoy en día, la obra de Antoni Gaudí (1852—1926) es mundialmente reconocida por el público en general y por los arquitectos e historiadores del arte como creación genial, es decir, que “genera” (la obra de un auténtico creador); y así lo atestigua la UNESCO al otorgarle a buena parte de sus edificios la categoría de Patrimonio de la Humanidad.

Todo está escrito en el Gran Libro de la Naturaleza.Antoni Gaudí, Arquitecto

Pero no siempre ha sido así. En vida de Gaudí, sus coetáneos y la prensa de Barcelona a menudo satirizaban sus creaciones calificándolas de “ridículas” y “de mal gusto”; y durante el primer tercio del siglo xx, la tensión entre lo “nuevo” (exigencia de juventud, ruptura con el pasado, reconquista de una nueva sencillez) y lo “viejo” (aceptación de la multiplicidad, de la complejidad, en suma, de la vejez) mantuvo la obra del arquitecto en el olvido cuando no en la incomprensión despreciativa. No fue hasta mediados de siglo, con la reivindicación de su figura por parte del movimiento surrealista (especialmente Dalí y Cirlot), que se empieza a valorar la importancia de la especialísima y original aportación gaudiniana al mundo de la arquitectura y del arte en general.

En efecto, Gaudí lleva a cabo su obra con independencia y originalidad y trasciende los estrechos marcos del Modernismo. En palabras de Daniel Giralt-Miracle, Comisario general del Año Internacional:

Antoni Gaudí i Cornet (1852 - 1926)

“Gaudí, es un artista potente y desbordado, capaz de romper con la fidelidad a los estilos históricos y de replantear la misma esencia de la arquitectura reconsiderando materiales, procedimientos, técnicas, sistemas de cálculo o repertorios geométricos”.Daniel Giralt-Miracle

Gaudí (a pesar de que lo primero que llama la atención de su obra es el uso de una policromía arrebatada o de unas formas naturalistas muy expresivas, casi dotadas de movimiento) es un arquitecto que se rige por la lógica de la racionalidad y el funcionalismo y fue el primer arquitecto que usó los principios de la geometría reglada de superficies alabeadas (la que rige las formas de la naturaleza) aplicada a la construcción de edificios, que introdujo la construcción modular con elementos prefabricados 20 años antes que Lloyd Wright en Hollyhock House o Casa Barnsdall (1922), y que aplicó criterios de integración de factores ambientales del lugar (uso, función, materiales nativos o procesos constructivos) en la creación de sus edificios cuando aún faltaba medio siglo para que arquitectos escandinavos o el mismo Lloyd Wright formalizaran el movimiento de la “arquitectura orgánica”.
Gaudí es un arquitecto extraordinario e irrepetible, de una enorme coherencia entre sus exuberantes fachadas y cubiertas, sus humanizados espacios habitables y sus sistemas constructivos. La suya, según el especialista Joan Bassegoda, es la arquitectura de la realidad natural que se presenta como si fuera fruto de la ilusión, un cuento de hadas.

Josep Liz. Triangle Postals